Fotografía a tus amigos

Fotografía a tus amigos y a tus familiares. Así hemos empezado casi todos los fotógrafos. Porque a menos que te decantes claramente por algún tipo de fotografía concreta al principio, o hayas estudiado para entrar directamente en el mercado laboral, fotografiar a tus amigos o familiares es lo más rápido y cómodo para empezar con la fotografía.

Fotografía a tus amigos
samuelfoto.es©2013

De hecho, mi primer consejo si empiezas con la fotografía de retrato sería este. Fotografía a tus amigos y familiares, da tus primeros pasos practicando con ellos y poco a poco irás viendo que tipo de fotos te definen más; fotos de estudio, fotos en el exterior, fotografía beauty, de fantasía… las posibilidades que se abren son muchas con el retrato.

Además, con ellos tendrás confianza y podrás guiarlos con más facilidad para conseguir buenas fotos. Ten en cuenta que “pilotar” a un/una modelo no es tarea fácil. Explicarte con claridad para conseguir exactamente la pose que quieres requiere de conocer técnicas de posado, de saber expresarte y de un poquito de “don de gentes” cuando trabajas con desconocidos. Todo esto, ovbiamente es más fácil si trabajas con alguien que conoces.

La práctica hace la experiencia

Usar a tus conocidos no es algo exclusivo para fotógrafos nóveles. Yo llevo detrás de las cámaras 32 años y sigo quedando con amigos para hacer sesiones de fotos. Entre otras cosas, fotografíar gente cercana me sirve para:

  • Practicar técnicas que tengo olvidadas o de las que he leído y quiero aprender.
  • En periodos de poco trabajo me sirve para mantener la soltura a la hora de manejar la cámara y moverme por el estudio.
  • Tener material para practicar retoques o ediciones.
  • Siempre previa autorización, puedo usar esas fotos en mis redes para darme a conocer evitando usar fotos de clientes.

Por eso, ya seas fotógrafo novel o profesional, siempre aconsejo hacer fotos a gente cercana para practicar básicamente, ya sea con tu cámara o con el ©Lightroom o ©Photoshop.

Si eres fotógrafo novel
©samuelfoto.es
samuelfoto.es©2015

Pero si estás empezando en esto de la fotografía. Te recomiendo encarecidamente que uses a tus amigos y hagas sesiones de fotos y que no seas cuadriculado, experimenta todo lo que puedas. En el error está el aprendizaje. Y cuando controles alguna técnica pasa a otra y procura tantear todas las disciplinas del retrato y todas las opciones que te da.

Así de pronto se me ocurre que puedes practicar; esquemas de luces en estudio, fotografía en clava alta, en clave baja, fotografía Beauty (fotografía de moda y maquillaje), montajes fotográficos, retrato costumbrista, fotografía en exteriores, retrato de fantasía, fotografía de bebes y niños, etc.

Practica todo lo que puedas para saber que tipo de retrato es el que te define, con el que más cómodo estás. Y descubre cuál va a ser tu estilo.

¿Y qué hago con tanta foto?

Después de varias colaboraciones con amigos o familiares tendrás un montón de fotos en tu ordenador. Pues usa esas fotos. Las mejores de cada sesión se las pasas a quien te ha hecho de modelo, estarán encantados de usarlas en las redes, ten en cuenta que no siempre se sacan fotos de calidad con lo móviles. De modo que te lo agradecerán y ten seguro que las usarán.

Úsalas tú también, súbelas a las redes y compártelas con el resto de la gente. Aparte de conseguir visibilidad, se trata de que tus amigos vean que estás satisfecho con el resultado conseguido, que tengáis todos las sensación de que la sesión fotográfica ha sido de provecho.

Como ejemplo aquí tienes mi Instagram. Todas las sesiones fotográficas que ves en él son colaboraciones de amigos, conocidos e incluso gente que me contacta por las redes sabiendo que hago colaboraciones y siempre estoy buscando nuevos modelos.

Supera la vergüenza y haz fotos, muchas fotos
Fotografía a tus amigos
samuelfoto.es©2014

Muchas veces no pedimos a algunas personas una sesión de fotos por timidez o vergüenza (créeme que lo sé, es mi caso) pero si vences esa barrera verás las fantásticas sesiones de fotos que te esperan.

Es cierto que no siempre hay gente dispuesta a hacerse fotos, o incluso habrá a quien le parezca raro que le pidas unas fotos. Trabajar con amigos y familiares, hará que cojas confianza en ti mismo y no te costará tanto pedirle una sesión a alguien. Ten en cuenta que si te vas a dedicar al retrato, necesitas muchísima práctica para conseguir fotos que “digan algo”. Una foto de una persona la puede hacer cualquiera con un móvil, una foto que transmita un sentimiento o que sea un recuerdo sólo lo conseguirá un fotógrafo experimentado.

Por eso empieza fotografiando a gente cercana a ti y poco a poco ve extendiendo tus colaboraciones. Cuanta más gente pase por ti más experiencia tendrás y más preparado estarás, tanto para ser un referente dentro del estilo que elijas, como para lanzarte al mercado laboral si esa es tu intención.

No tienes escusas

Así que coge tu cámara, elige a una víctim… perdón, un/una modelo y líate a hacer fotos. Poco a poco irás entrando en este mundo del retrato que no querrás abandonar nunca.

Siempre hay dos personas en un retrato, el modelo y el fotógrafo.

Víctor Salas
“El fotógrafo que está detrás de samuelfoto.es”


Últimos artículos en la web


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.