Reto fotográfico “sin cámara”

Los que ya me conocen de las clases saben que no me gusta proponer ejercicios o retos que no haya hecho yo con anterioridad. Más que nada porque de esa forma sé cuales son los contratiempos que puede encontrar alguien que esté empezando con la fotografía cuando realiza estos ejercicios. Por eso aprovechando una escapada familiar a Granada, decidí hacer el reto fotográfico “sin cámara”. Para luego en mis clases poder explicarlo, comentarlo y aconsejarlo si veo apropiado hacerlo.

El reto es tan fácil como aprovechar una escapada y no llevar la cámara de fotos, limitarnos a hacer las fotos con el móvil. Os adelanto ya que si no sois fotógrafos disfrutaréis del viaje, pero si sois fotógrafos vais a echar tremendamente de menos la cámara. Tanto que puede que no disfrutéis de algunos momentos.

Objetivo del reto
Reto fotográfico “sin cámara”
samuelfoto.es©2021

Cuando eres fotógrafo o estás aprendiendo fotografía, tu cabeza es un inmenso archivador lleno de reglas de composición, tablas de equivalencias, tipos de exposición, estilos fotográficos, técnicas de medición de la luz, usos de las distintas ayudas de la cámara y un largo etcétera de normas, consejos y mucho más.

Por eso el objetivo de este reto es jugar en ligas menores. Bajarnos a lo que sería una cámara compacta de las antiguas (a nivel de opciones no de calidad) para exprimir nuestros conocimientos al máximo. Para descubrir (y aprender a usar) los pocos recursos que nos ofrece el móvil y olvidar por un momento todo lo demás.

Y como ya he pasado por esto quiero explicarte como me ha ido y por qué recomiendo encarecidamente este reto para formarte como fotógrafo.

¿Qué tengo en las manos?

Tenemos un dispositivo de lo más moderno, “ultramegaguapo”, con “porróndepixelsquetecagas”, que graba video en “la ostia de Ks” y que además sirve para llamar por teléfono “aunque yo prefiero el WhatsApp que así se queda todo guardado”.

Pero en realidad, a nivel fotográfico, tenemos una cámara de fotos compacta como “las de antes”. Con una calidad fotográfica que ya quisieran las compactas de antes.

Y antes de que me saltes con lo de “si los móviles de hoy hacen casi las mismas fotos que una cámara profesional”, te explico lo que tienes en las manos.

  • El móvil no tiene diafragma, aunque esa opción te salga en el programa de fotografía “pro” que te has descargado. Este “simula” tener un diafragma, pero no lo tiene.
  • El móvil se conecta a internet, ve y graba videos, hace llamadas, ejecuta cientos de aplicaciones tan rápido como un ordenador, se geolocaliza, espía tus gustos y contactos y mucho más. Por eso el móvil reparte sus recursos (procesadores y memoria en su mayoría) entre todas esas opciones. La cámara de fotos usa su procesador y su memoria al 100% exclusivamente para hacer fotos.
  • Al móvil no se le pueden cambiar los objetivos para mejorar sus posibilidades (y los accesorios o “lentes” que venden para tal fin son todas una puñetera mierda). Lo sé porque las he usado y las tengo como ejemplo en mis clases para que los alumnos vean “in situ” lo inútiles que son.
  • Pero no todo es malo, la conectividad del móvil jamás la superará (es más, ni siquiera la igualará) una cámara.
  • Una vez que aprendes sus limitaciones y las ventajas que da la conectividad, la fotografía móvil es mucho más divertida, cercana y amena.
Vayamos punto por punto
Reto fotográfico “sin cámara”
samuelfoto.es©2021

La calidad fotográfica: Tenemos claro a día de hoy que la calidad que dan los móviles son mas que satisfactorias para hacer y sacar fotos. Pero ten por seguro una cosa, en el momento en que hagas el más mínimo zoom estás jodiendo la foto, que te quede claro.
Por muchos pixels que tenga tu móvil, cuando hacemos zoom en el móvil no es como en la cámara. En la cámara se mueven las ópticas en el zoom, acercan o alejan la imagen, y se plasma en el sensor una vez modificada. En el móvil no, en el móvil se plasma la imagen en un sensor diminuto (que ya en este punto fuerza el software de la aplicación para que la imagen sea nítida) y luego se hace zoom sobre esa imagen ya forzada y se fuerza más.
Por eso las imágenes que amplias con el zoom de tu móvil se ven pixeladas y con tan mala calidad.

Cuando usamos el móvil no tenemos opción de cambiar la distancia focal, sólo podemos trabajar con el angular que tenemos en el móvil. De modo que todas las imágenes con la misma distancia focal.

Mi consejo es que hagas las fotos tal cual y luego durante la edición de las fotos la recortes. Para usar las fotos en álbumes o sacarlas en papel puedes recortar hasta la mitad de la foto más o menos y se verá bien.

Velocidad, diafragma e ISO: Estos parámetros en el móvil no son como en una cámara. El diafragma, por ejemplo, es simulado y no podemos abrirlo para disminuir la profundidad de campo (lo simulan a través de software o usando dos sensores). Y por el tamaño tan diminuto del sensor, cada vez que nos salimos del ISO nominal de la cámara del móvil nos genera en la imagen artefactos y ruido.

Esto hace que jugar con la profundidad de campo sea complicado con un móvil y que para crear espacio, por ejemplo, tengamos que usar otras técnicas. O que hacer fotos por la noche sea muy complicado.

De modo que, a menos que conozcas muy bien como funciona la App de tu cámara, limítate a manejarte en los modos automáticos y usa las normas de composición para crear los espacios y darle el “toque” fotográfico a tus tomas.

Reto fotográfico “sin cámara”
samuelfoto.es©2021

Tamaño del sensor y de la “lente”: El sensor de tu móvil es entre 20 y 30 veces más pequeño que el de la cámara de fotos. Una mota de polvo que en la cámara apenas sería un mancha en el resultado final, en el móvil es una zona muy grande de la foto que se ve desenfocada o simplemente mal.

Limpia cada vez que te acuerdes el cristal de la cámara del móvil.

Menos “recursos”: A la hora de trabajar con la cámara tenemos varias opciones para crear nuestro arte; usando el triángulo exposición para jugar con la profundidad o la velocidad, modos semiautomáticos para facilitar nuestro trabajo, el ISO responde mejor en la cámara, autobracketing para hacer una misma toma con distintas exposiciones, etc… nuestro móvil no tiene nada de esto, y cuando descargamos una App de “cámara profesional” sólo puede simular estas opciones mediante software. El resultado nunca será igual y habrá veces en que será directamente un desastre.

Poco podemos hacer para evitar esto, por eso mi consejo es que cuando vayas sólo con la cámara del móvil, céntrate en usar las normas de composición y deja que el móvil se encargue de la exposición. Generalmente el móvil saca las fotos correctamente expuestas, olvídate de esa parte y crea espacios y centros de atención en tu foto mediante las normas de composición. Especialmente tercios y puntos de fuga son las normas que mejor funcionan cuando estamos de viaje.

Resumiendo

La experiencia puede servir para forzarte a trabajar con las normas de composición, lo cual es bueno si quieres mejorar este aspecto de tu formación. Yo siempre recomiendo que no olvidemos esta parte del aprendizaje y las repasemos a menudo. Pero a un nivel más personal, si te gusta la fotografía es muy probable que no disfrutes la experiencia.

Y a modo de ayuda ahí van unos consejos para salir victoriosos de este reto fotográfico:

Reto fotográfico “sin cámara”
samuelfoto.es©2021
  • No hagas zoom en la imagen o perderá calidad y nitidez.
  • Tampoco uses “lentes” que se acoplan a la cámara de móvil, son de pésima calidad y empeoran la imagen.
  • Usa los modos automáticos de la cámara, no pierdas tiempo ni la paciencia tratando de manejar tu móvil en modo “manual“.
  • Limpia el cristal que protege la mini lente del móvil, la más mínima suciedad estropeará tus fotos.
  • Céntrate en las normas de composición para darle “el toque” fotográfico a tus tomas.

Y ya por último edita todas las fotos que vayas a usar/imprimir/instagramear. Elige el programa de edición que más te guste (yo uso Lightroom Mobile o Snapseed) y edita tus fotos. Los fallos más comunes de los dispositivos móviles, como el ruido, se arreglan muy bien con estos programas.

Pero al final…

…fui capaz de sacar un álbum de fotos de aceptable calidad. Incluso algún que otro regalito fotográfico para mi familia. También publiqué algunas fotos en las redes y amigos que han visto las fotos están de acuerdo en que son buenas. De hecho en lo personal el álbum es un bonito recuerdo.

Pero no vine con las fotos que suelo venir de otros viajes como el de Dubrovnik o Londres. El usar el móvil limita muchísimo nuestra capacidad como fotógrafos y la calidad de nuestros recuerdos. Es cierto que sí tengo buenas fotos del viaje de Granada, pero sinceramente, a la hora de hacer las fotos disfruté poco.

Una da las experiencias para mí cuando viajo es disfrutar de lo que veo y captarlo luego en la cámara. Me tomo mi tiempo para analizar lo que veo, lo que quiero transmitir y pensar como lo haré. Ese proceso me gusta, forma parte de mi pasión por la fotografía y ese proceso es el que se pierde cuando se hacen las fotos con el móvil.

Así que si eres fotógrafo este reto te costará, pero te ayudará a esforzarte en sacar el máximo partido a las normas de composición, por eso recomiendo este reto muy a menudo. De ti depende ahora decidir si necesitas enfrentarte a este reto o no.

El precio de la perfección es la práctica constante.
Andrew Carnegie

Víctor Salas
“El fotógrafo que está detrás de samuelfoto.es”


Últimos artículos en la web


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.