Productividad VS Rendimiento

¿Cuantas veces has pensado que podrías mejorar tu “productividad” o que no aprovechas bien tu tiempo? ¿Cuantas veces has acudido a internet en busca de una solución a ese problema?

Buscas ayuda en internet y en todos lados te cuentan lo mismo, como ser más productivo. ¿Pero es eso realmente lo que necesitas?, ¿ser más productivo?, ¿optimizar tu tiempo para hacer más trabajos en el mismo periodo?, ¿aumentar tu carga de trabajo es la solución a tu problema?

Si prestas atención cuando buscas ayuda en internet, todos te dan a entender que es culpa tuya, que no sabes aprovechar tu tiempo.

¿Es realmente tu culpa?, vamos a verlo.

Analizemos la semana laboral de un fotógrafo estandar.
@pixabay

Eres un fotógrafo autónomo y trabajas en tu casa/local/estudio de lunes a viernes de 8:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00 (9 horas). Este trabajo se reparte entre; hacer fotos (lo que menos haces durante la semana, pues la gente no se suele hacerse fotos en días laborables a menos que trabajes para empresas), editar/retocar fotos (lo que más harás durante los días laborables), programar tu agenda, planificar las fechas de los siguientes trabajos, buscar clientes, quedar con ellos, gestionar las redes, preparar la publicidad, la gerencia de tu empresa (facturas, presupuestos, temas legales en general) y cientos de cosas más.

No cuento las horas después de cenar que aprovecharás algunas veces para ponerte al día con temas menores que has dejado pendiente durante la jornada o semana.

También trabajarás los fines de semana.

Básicamente el fin de semana lo dedicas a hacer fotos y normalmente será media jornada sábado y domingo. Excepto que sea temporada de comuniones, becas, carnaval o navidad, en cuyo caso trabajarás sábado y domingo completos.

Y si no tienes sesiones de fotos el fin de semana, es muy probable que aproveches para adelantar trabajo atrasado.

¿Crees que por organizarte mejor vas a ser más productivo?. Trabajas 53 horas semanales. Si organizas tu agenda mejor y la optimizas, qué puedes apurar ¿3 ó 4 horas?.

Déjame decirte que si estás trabajando todo el santo día, por poco productivo que seas, sacas trabajo adelante.

Mejora tu rendimiento, no busques más trabajo.
@pixabay

El problema no está en condensar el tiempo al máximo y apurar cada minuto de esas 53 horas semanales. Eso sólo te llevará a terminar tu jornada de trabajo cansado. Sí, totalmente satisfecho por el tiempo aprovechado, pero cansado. Te irás a la cama cansado y te levantarás cansado. Es inevitable, pero eso nadie te lo contará.

Hay otras formas de optimizar tu “rendimiento” y no sólo matarte a currar todas las horas de todos los días.

Antes de todo, valora lo que haces.

Si eres un buen fotógrafo, por encima de la media de tu ciudad (no sé donde vives, pero hay ciudades en donde esto no es díficil, sé de lo que hablo) no tires tus precios por la competencia. Todos me dicen que eso es imposible, que se pierden oportunidades y dinero. Pero yo siempre trabajé en función del valor de mi trabajo, no de los precios que los fotógrafos mediocres tiraban en mi ciudad, y ni os podéis imaginar la de tiempo que se gana cuando subes un poco los precios y los “clientes miseria” dejan de ser tus clientes. Tiempo ganado que puedes dedicar a buscar más trabajo de calidad.

Realmente no se trata de ser “más productivo”. Una vez que has adquirido experiencia y ya tienes tu ritmo y tu metodo de trabajo, olvídate de la productividad, no eres una fábrica en lo que prima es la producción. Céntrate en tu rendimiento. Lo importante no es la cantidad de trabajo que tienes, si no la calidad y el valor de este.

Descubre cuales son tus mejores productos; los más rentables para ti, los que tengan mayor remuneración en relación a las horas que pasas trabajando en ellos y con los que más cómodos estés trabajando. Esos son los productos que tienes ofrecer a tus clientes.

Revisa tu trabajo.
©samuelfoto.es
Algo tan simple como sesiones de estudio,
fáciles y rápidas, pueden ser
muy rentables
samuelfoto.es©2019
  • Analiza tus paquetes de productos, si estás ofreciendo lo que todos, no destacarás de tu competencia y tendrás que luchar con otros fotógrafos por conseguir tu trozo del pastel.
  • Incluye siempre algo nuevo o que no ofrezca tu competencia. Por ejemplo; un álbum de mayor calidad y deja bien claro que es para clientes exigentes (esto se llama sego de la exclusividad y da valor a tu producto), en tus paquetes de fotos puedes incluir un regalo (un PEN original, un portafotos moderno, un descuento para otro producto tuyo…) o una presentación de calidad (esto hara que tu cliente se sienta especial), define claramente tu estilo fotográfico para que los clientes vayan a ti por lo que haces no por tus descuentos. Tienes muchas opciones a tu disposición.
  • Céntrate en estos productos, muéstralos y destácalos.
  • Trabaja tu “feedback”, los fotógrafos mediocres tienen en común que mantienen con sus clientes un contacto, formal, escaso y serio. Sé tú diferente, interésate por el cliente, lo qué quiere y por qué lo quiere. Si te contratan para un evento social, no te limites a hacer fotos, tu objetivo debe ser el de crear recuerdos duraderos de dicho evento. Se siempre amable y cuando hables con tus clientes, sonríe.
Centrate en tu rendimiento.

Si mejoras tu rendimiento, si tus trabajos son trabajos de calidad y cobras por ellos lo que debes, verás como de pronto te vuelves “mas productivo”.

No busques “más trabajo”, busca “mejorar tus trabajos”, que la gente acuda a ti por tu calidad, no por tus precios.

No vayas a “quemarte” al pensar que no eres productivo, que algo estás haciendo mal. No te conviertas en esas personas que no paran de buscar trabajos, cada día con menos tiempo, llenando las pocas horas que le pueden arañar a su tiempo para hacer una sesión más, un trabajito más. De verdad, he conocido a mucha gente así y la mayoría ya no son fotógrafos. Y lo curioso es que todos dejaron de serlo en el mismo momento, cuando ya no pudieron más y de una forma u otra explotaron.

Yo personalmente, a pesar de que creía controlarlo todo y contar con mi modo de organización infalible, lo tuve que dejar por motivos de salud. Lo mires por donde lo mires, el “ser productivo” me llevó por varias vías a casi pagarlo con la vida.

samuelfoto.es

Sin embargo, analizando todo mi periodo como fotógrafo (entiéndase como fotógrafo “profesional” y autonomo, porque fotógrafo nunca se deja de ser), cuando mé centraba en hacer mi trabajo con calidad, definiendo mi estilo y hacía lo que de verdad me gustaba. Antes de que pensara que no me organizaba bien y cayera en la falacia de la productividad…

Ese fue mi mejor momento como fotógrafo y el que más disfruté.

Víctor Salas
“El fotógrafo que está detrás de samuelfoto.es”


Últimos artículos en la web


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.