Cinco sencillos ejercicios

samuelfoto.es©2019

Hoy quiero proponerte cinco sencillos ejercicios que nos ayudarán a centrarnos en lo que estamos haciendo. Son muy simples pero nos aportan más de lo que crees.

Son ejercicios muy fáciles de hacer, pero que requieren de nuestra concentración, de esta forma iremos dejando de hacer fotos a lo loco y aprenderemos poco a poco a poner el foco en lo que estamos haciendo.

Pero antes de empezar con los ejercicios, permíteme que me «enrolle» un poquito y te explique porque es tan importante hacer ejercicios o prácticas cuando estamos aprendiendo fotografía.

Déjame decirte por qué pienso que es importante hacer muchas fotos.

La importancia de practicar.

Ninguno de los cursos que doy de forma presencial serviría de nada si no tuvieran sus respectivos ejercicios. Una parte muy importante en la fotografía son los conocimientos prácticos que tenemos, pero lo que nos dará fluidez a la hora de trabajar, lo que te hará profesional, es la práctica. Lo que hará que manejes la cámara de forma segura y rápida, es trabajar mucho con ella.

Por eso tengo muchos tipos de ejercicios que poco a poco iré poniendo a tu disposición. Ejercicios que nos servirán para dominar distintos aspectos de nuestra cámara, la composición fotográfica o cualquier aspecto relacionado con la fotografía.

Pero siempre me oirás decir (o me leerás) en los cursos que lo más importante después de leer tal o cual artículo, o después de dar tal o cual curso, es que cojáis la cámara y os pongáis a practicar todo lo que hayas aprendido. Y además, que experimentes, que des un paso más; ¿qué pasa si sobreexpongo lo foto?, ¿o qué ocurrirá si cierro el diafragma?, ¿y si cambio el encuadre de la foto, cambia la foto?

Esos cinco sencillos ejercicios
©samuelfoto.es
samuelfoto.es©2017

Vamos ya con lo que te ha traído aquí, los ejercicios. Primero decirte que no es necesario que trabajemos en el modo manual para hacerlos. Podemos trabajar en los modos semiautomáticos si queremos e incluso en el modo automático (no lo recomiendo para nada, pero no es imprescindible manejarnos en manual con estas prácticas).

Por último, recordarte que estos ejercicios son para que te acostumbres a mirar por el visor de la cámara, a pensar antes de hacer la foto y acostumbrarte a que veas la foto en tu cabeza antes de hacerla. Y esto se consigue repitiendo mucho los ejercicios.

Ya sabes, haz muchas fotos

1-. Cambiar el encuadre de la foto

Coge tu cámara y haz fotos, da igual si lo haces en casa o sales fuera. Lo importante en este ejercicios es, que cuando elijas el sujeto de tu foto, le hagas una foto encuadrando en horizontal y otra en vertical. Ahora tienes dos fotos de cada cosa que hayas decidido fotografiar… pero, ¿qué te dice cada fotos?, ¿son las mismas sensaciones en ambos encuadres?, ¿cual te gusta más?, ¿por qué?

Medita estas preguntas mientras ves las fotos tranquilamente después de hacerlas.

2-. «El carrete»

Cuando yo empecé con esto de la fotografía ni de coña teníamos los medios digitales de hoy. Las fotos se plasmaban en «el negativo» y para verlas había que sacarlas en papel sí o sí. Si no, no se veían. No existían los móviles, lo digital y no había redes sociales. Cuando yo tenía quince años podía pasarme meses sin hacerle una foto a nada.

Así que vamos a retomar parte de aquello. Vamos a coger nuestra cámara, vamos a desactivar la función de «previsualización», no vamos a ver lo que fotografiamos. Y vamos a salir a hacer 36 fotos nada más, que son las fotos que tenían los «carretes» de antes.

©pixabay
©pixabay

36 fotos, sin previsualizar el resultado, nos fiaremos de lo que haga la cámara, si está en modo automático, o de lo que le digamos nosotros si está en manual. Y confiaremos en nuestro criterio al elegir el encuadre.

Sólo cuando lleguemos a casa y descarguemos las fotos veremos los resultados. ¿Qué tal esos resultados?, ¿te gusta lo que ves?, ¿cambia mucho lo que creías haber fotografiado de la foto que ahora ves?, ¿te ha resultado fácil trabajar sin estar comprobando cada foto que hacías?

3-. Objetivo fijo

Vamos a limitar ahora nuestro objetivo. Si eres amateur y estás empezando, seguramente tendrás un objetivo Zoom. Pues haremos las fotos con todas las opciones que nos permita nuestra cámara (ya puedes volver a activar la «previsualización») pero no tocaremos el Zoom.

Elegiremos una distancia focal de nuestro objetivo, la que sea, 50mm, 35mm de igual, pero una vez elegido no lo movemos en toda la sesión. Haremos todas las fotos con la misma distancia focal. Para este ejercicio puedes salir a la calle o puedes quedarte en casa, pero procura hacer bastantes fotos, diez o quince fotos distintas por lo menos.

Y volvemos a ver las fotos tranquilamente y a meditar lo que hemos hecho, ¿te ha resultado fácil o no trabajar de este modo?

4-. La caja de las ideas

Este es sin duda mi favorito de los cinco sencillos ejercicios que te presento hoy.

Es algo tan simple como tener una cajita en cualquier parte, dentro de la cual meteremos un montón de papelitos con distintas ideas para fotografiar. Cuando tengamos unas cincuenta o sesenta palabras ya tendremos nuestra fuente de inspiración lista para ser usada.

La idea es que por lo menos una vez a la semana saques tiempo para hacer fotos y cuando vayas a hacer esas fotos, vas a la caja, coges un papelito al azar y haces varias fotos de lo que te salga. De esta forma te centras en hacer fotos concretas y no siempre las fotos que te gustaría hacer, si no las que te han tocado. Igual que si te ganaras la vida de fotógrafo. ;-P

Si estás demasiado ocupado para buscar la caja y escribir las ideas, en mi Facebook y mi Instagram voy a sacar cada semana un tema a fotografiar para que hagamos las fotos y las compartamos. De esta forma podemos ver que fotos hacen otras personas de la misma idea.

5-. Fotografía en Blanco y Negro
samuelfoto.es©2017

Por último un ejercicio para forzarnos a imaginar como quedarán las fotos que hacemos. Hoy en día casi todas las cámaras tienen la opción de hacer fotos en B&N directamente, o como algunas profesionales, la opción de desaturar los colores lo que nos da un resultado muy parecido.

De cualquiera de las maneras que te permita la cámara, prográmala para que las fotos queden en Blanco y Negro. Y líate a hacer fotos como un loco, al principio te parecerá que algunas fotos pierden magia y otras quedan estupendas. Con el tiempo irás aprendiendo antes de hacerlas que fotos funcionaran mejor en B&N.

Este es un gran ejercicio porque fuerza a tu mente a visualizar un resultado antes de que se dé. Cuanto más lo practiques, más iras acertando en las fotos que haces.

Una sugerencia, haz fotos en Blano y Negro de retrato, ya verás como cambian los rasgos con este estilo.

Fotos, fotos, fotos

Mi ultimo consejo es que cojas estos ejercicios y un calendario y «programa» más o menos cuando vas a hacer cada uno. Sé que el ritmo de vida actual no da para que andemos perdiendo tiempo haciendo fotos, pero es que es la única forma de aprender y mejorar. Programando con tiempo cuando vas a hacer las fotos te aseguras que algunos de estos ejercicios los podrás hacer.

Este es el segundo articulo de ejercicios que publico, vienen más con otros ejercicios distintos, así que te aconsejo que los vayas viendo de vez en cuando, elijas los que menos te atraigan y trabaja precisamente esos.

¡¡Ah!!, y se me olvidaba… ¡¡Haz muchas fotos!!

No hay atajos para llegar a los lugares que realmente merecen la pena

Víctor Salas
«El fotógrafo que está detrás de samuelfoto.es»


Últimos artículos en la web


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *