Aprovecha los reflejos

Aprovecha los reflejos
samuelfoto.es©2020

Si quieres un consejo rápido y “resultón” para hacer buenas fotos, hay uno que no falla: “Aprovecha los reflejos”.

Un reflejo bien usado tiene un gran componente de composición y un lenguaje visual potente. Este elemento de la fotografía crea un espacio, que bien utilizado, puede convertir tu foto en una gran foto.

Así que vamos a analizar por qué pasa esto, a darte unas pautas, y ya sabes, aprovecha los reflejos.

Y si no sabes como hacerlo, o nunca te has planteado utilizar este recurso, este es tu artículo.

Antes que nada, ¿qué es un reflejo?

Un reflejo es una imagen especular que se forma al incidir los rayos de luz en una superficie y ser devueltos con el mismo ángulo que inciden. Sí, esto es un poco tocho, de modo que aquí tienes un esquema de lo que hace la luz en un reflejo.

Cualquier superficie que tenga la capacidad de “rebotar” la luz puede crear un reflejo; metales o superficies pulidas, el agua, espejos, cristal o vidrio… y sabiendo como se refleja la luz (el rayo incidente es igual al ángulo reflejado) ya podemos empezar a buscar reflejos.

En superficies como el agua, puede darse el caso de que dicha superficie no sea perfectamente plana, puede tener ondas, en el caso del agua, o rugosidades en otro tipo de superficies. En este caso se da el llamado “reflejo difuso”, un reflejo que se ve desenfocado o directamente deformado.

Este “defecto” del reflejo bien usado también puede dar un toque muy especial a tu foto.

Reflejos, su lenguaje visual y composición

Tenemos muchas formas de aprovechar los reflejos, el más común es aprovechar el reflejo que crea un lago o un río en fotografía de paisajes creando una simetría.

Aprovecha los reflejos
©pixabay

La simetría es un recurso del lenguaje visual muy potente, ya que la simetría no es natural. No suele haber formas simétricas en la naturaleza, y de haberlas, no son tan perfectas como pueden serlo en un reflejo, por eso una simetría llama poderosamente nuestra atención y nos atrapa.

Siempre que puedas, crea una simetría con tu reflejo verás como logras una gran foto. Un lago, el mar en calma si estás haciendo paisajes. Para fotografía urbana busca, cristales, superficies pulidas, charcos.

Aprovecha los reflejos
samuelfoto.es©2020

Otra opción de composición serían las lineas maestras. Si tienes por ejemplo un punto de fuga en la foto, haz que tu reflejo forme parte de ese punto de fuga, que lo continue, que las lineas de tu reflejo sigan el mismo camino de lo que está reflejando.

lo que se trata ahora es de crear una continuidad entre el objeto protagonista de tu foto y su reflejo.

Al igual que la simetría, las lineas maestras crean espacio en tus fotos, esto sumado al reflejo, hace que tus fotos no sean planas, que tengan “dimensión”.

Por supuesto que estas no son las únicas opciones. Que estás pautas creen buenas fotos no significa que otras no lo hagan. Una foto muy típica de reflejos es fotografiar el reflejo que se crea en el ojo. Aquí ni tenemos reflejo especular ni simetría (aunque sí podemos tenerla en el ojo, no en el reflejo) ni punto de fuga, pero de igual manera esta sería otra buena foto.

Encuentra tu reflejo
Aprovecha los reflejos
samuelfoto.es©2016

Reflejos hay por todos lados, sólo tienes que mantener tu ojo fotográfico en modo ON. Te he comentado dos elementos de composición que van muy bien con los reflejos, pero hay muchas formas de captar una buena foto con un reflejo.

Puedes por ejemplo usar los reflejos para conseguir tus “robados”, usar reflejos para hacerte un “selfie”, usarlos en tu fotografía urbana (ya hemos visto como crear espacio usándolos), usar charcos para crear fotos con ángulos distintos al habitual, etc.

El reflejo combina muy bien con la fotografía de retrato, la fotografía urbana y la fotografía de paisajes. Puedes hacer uso de él en tus fotos de viajes y ya verás como te felicitan por tus fotos.

Como siempre digo, haz fotos

Si no estás acostumbrado, hacer fotos de reflejos puede ser complicado ya que no acostumbramos a buscarlos. Pero como siempre, la forma de adquirir esa costumbre es mediante la práctica.

Lo más fácil, sal a la calle y busca superficies reflejantes para jugar con ellas. Esos momentos en que de pronto deja de llover después de varios días son ideales para buscar charcos por la ciudad y jugar con los reflejos y con ángulos distintos. Si tienes cerca un río o lago, ve y busca aguas tranquilas donde hacer tus fotos.

Hay muchas opciones a tu alcance, sólo busca una, haz fotos y aprovecha los reflejos.

samuelfoto.es©2020

Tú fotografía es un reflejo de ti mismo

Víctor Salas
“El fotógrafo que está detrás de samuelfoto.es”


Últimos artículos en la web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.